Formación profesional: un nuevo horizonte a 4 años

Nueva ley de formación profesional

Formación profesional: un nuevo horizonte a 4 años

La formación profesional (FP) en España, una vez más, vuelve a estar en las portadas. Y hay varios motivos para ello: el anuncio de la nueva ley que ordenará su futuro, y las estimaciones de que -a muy corto plazo- la mitad de las ofertas de empleo en nuestro país requerirán una FP. Y eso, al menos a mi juicio, es una grandísima noticia.

Nueva ley de formación profesional

La tan denostada FP (que, seamos sinceros, a nivel social siempre la han situado un escalón por debajo de la formación universitaria) despegó ya al abrigo del fin de la última gran crisis económica. Cifras de Infoempleo y Adecco ya mostraron en 2018 que el 42% de las ofertas de empleo en España requerían este tipo de titulación. Ahora, todo apunta a que ese porcentaje seguirá creciendo: ya se habla de un 50%.

La cifra se ha obtenido de las conclusiones de un grupo de expertos a los que el Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada les ha pedido un análisis de la situación. Las líneas maestras del informe son meridianas:

  • La empleabilidad de los alumnos con una FP es del 70%, o incluso del 90% en determinadas especialidades.
  • Mientras los universitarios tardan una media de 10 años en encontrar una cierta estabilidad en el mundo laboral, los profesionales con grados lo hacen en mucho menos tiempo.

¿A qué se debe todo esto? A lo que llevamos avisando bastante tiempo las personas que estamos en contacto con este tipo de formación: la FP avanza imparable hacia la denominada “dignificación social”. “Va a ser elemento clave para el crecimiento económico de este país”, asegura Jesús Sánchez Lambás, vicepresidente del Instituto Coordenadas.

¿Por qué me parece una grandísima noticia?

Que la formación profesional se coloque al nivel de los estudios universitarios es, en primer lugar, una deuda histórica que teníamos con ella. Y es que estamos hablando de los futuros trabajadores más adaptados a la realidad de nuestro mercado laboral. La FP te prepara fielmente a lo que se encuentran ahí fuera y a las necesidades de personal que tenemos desde las empresas, que necesitamos imperiosamente nuevas generaciones de este tipo de especialistas.

Julio Nuñez, responsable de RRHH de Grupo Hierros Alfonso, lo resumen a la perfección: “Nosotros tenemos problemas a la hora de buscar personas jóvenes para cubrir vacantes de operarios que tengan la formación profesional del metal. De hecho, los que suelen terminar los grados de FP suelen quedarse en las propias empresas donde hacen las prácticas. La gente joven prefiere formarse en otras áreas más “actuales” y descartan las relacionadas con el metal por considerarlas más sacrificadas”. Es una síntesis de lo que vivimos en nuestra empresa, pero estoy convencido de que más de una empresa se puede sentir reflejada en tales palabras.

Una nueva ley para hacerla todavía mejor

Si el aumento de las ofertas laborales y el progresivo reconocimiento de estos profesionales ya son una gran noticia, el hecho de que se avance hacia una nueva ley de FP nos alegra todavía más.

A día de hoy conocemos que el Gobierno tiene intención de destinar 5.474,78 millones de euros para implantar, en el plazo de 4 años, una formación profesional modular y flexible, de la que se pueden consultar los detalles aquí. Coexistirán 5 tipos de grados y los estudiantes tendrán la ocasión de permanecer en empresas del sector elegido entre un 25% y un 50% de la carga lectiva (en función de la FP que estudien). Medidas todas ellas destinadas también a situarnos en la media de Europa: solo 12% de nuestros jóvenes apuesta por esta educación frente al 29% comunitario.

Maravillosos rayos de esperanza para que podamos atraer más y mejor talento a nuestras empresas y, todavía más importante, que estos perfiles se sientan mucho más valorados por la sociedad. Para nosotros son imprescindibles.

Director General del Grupo Hierros Alfonso


Fernando Moraga